miércoles, 29 de abril de 2015

Mis cinco regalos favoritos


Hoy no os voy a reseñar ningún libro, aunque voy a mencionar dos. Hoy no voy a reseñar ninguno de mis cómics favoritos, aunque voy a mencionar a mi superhéroe preferido. Hoy no voy a reseñar ninguna película de space-opera, pero os voy a mostrar una nave espacial. Hoy no voy a reseñar una de mis series de televisión favorita, pero os voy a enseñar su cincuenta aniversario. A estas alturas, si habéis continuando leyendo esta entrada, estaréis pensando, si esto no es una reseña, ¿qué se supone que es? Pues esto es mi lista de los cinco regalos que me ha hecho más ilusión recibir relacionados con libros, cómics, cine o televisión. Me ha costado mucho decidir cuáles serían mis objetos preferidos a la hora de elegir cinco para esta lista, ha sido todo un duro ejercicio de valoración. No es que todos los días una esté recibiendo regalos, pero una friki como yo tiene una probabilidad muy elevada de juntarse con objetos peculiares en cumples, Reyes Magos y alguna que otra pequeña celebración. Eso sin contar con los que yo misma me compro, por gusto o capricho. Pero seré honesta, esta lista es de regalos de otros:



1.    En el primer lugar de la lista, como no podría ser de otra manera, está un libro. He de deciros que su autor es uno de mis escritores favoritos, H.P. Lovecraft. Ese escritor creador del terror cósmico a través de sus Mitos de Cthulthu. Ese mismo que, aunque yo adore, no suelo recomendar como primera lectura para adentrarse en la literatura de terror, ya que su narrativa no es fácil, ni especialmente correcta.
Hace años, cuando era más joven, tenía un fanzine y un club con el nombre de Los Diletantes de Lovecraft. Tengo todos los libros de este señor, en distintas ediciones y el que os presento ahora no es de los mejores suyos. Pero me hizo mucha ilusión que me regalaran esta edición en particular por lo curiosa que es. Se trata de una edición de The Dunwich horror, editada en los años cuarenta en EE.UU. para enviar como lectura a sus soldados en el frente de la Segunda Guerra Mundial. Como podéis imaginar, la calidad del papel, dado el momento crítico, es penosa. Pero me gusta pensar que este libro estuvo, como granito de arena, en un momento histórico trascendental. Quizás en la misma arena de las playas de Normandía, cuando los aliados desembarcaron.
Gracias, Pedro, gran librero y amigo, por tan estupendo regalo.


2.    En el segundo lugar de la lista también hay un libro. Éste alejado totalmente del primero, tanto en temática, como en formato. Curiosamente, tampoco está en castellano, por desgracia éste ni siquiera está traducido y publicado en España. Está en francés. Pero como es un álbum ilustrado que se centra en la fuerza cómica de los dibujos, no necesitas más que seguir la historia de sus ilustraciones para reírte con ganas.
Es el mejor antídoto para mis días de bajón. No hay ningún libro de autoayuda, por bueno que sea (aunque yo no he leído ninguno, la verdad), que supere a este libro a la hora de despertarte una sonrisa. El libro se basa en el universo del cuento Caperucita roja. Pero sólo desarrolla una escena crucial de este clásico infantil, que al parecer hasta entonces no se había tenido en cuenta. Se trata del momento en que el lobo, tras zamparse a la abuelita, ha de ponerse su camisón. No os puedo contar lo mal que lo pasa el pobre bicho hasta que lo logra, incluso se pone el gorrito en la cabeza con sus patas de lobo. Eso sí, antes rompe unos cuantos camisones.
Gracias Pal por este regalo tan divertido.



3.   Me pongo seria de nuevo, pero sólo porque el regalo que ocupa el número tres en la lista lo merece. He de admitir que soy whovian, así que no quiero ofender a nadie cuando digo que para mí el Doctor Who es la mejor serie de ciencia-ficción de la historia. Dicho esto y sin más preámbulos, os diré que mi tercer regalo favorito es la película especial 50 aniversario del Doctor Who. No recuerdo cuántas veces la he visto ya, lo que sí recuerdo, y no habré de olvidar nunca, es la primera vez que la vi en su estreno de cine.
Un 23 de noviembre de 2013, bueno, más bien por la hora de la noche en Madrid, ya estábamos a 24. El cine a rebosar de whovians, haciendo brillar nuestros destornilladores sónicos y gritando como locos. Y no era para menos, porque lo que vimos fue un peliculón, de esas pocas cosas buenas que ha hecho Steven Moffat en el Doctor Who, con perdón de los fans de este guionista y director. La pantalla se llenó con el décimo y undécimo Doctor, y con un grandioso Doctor de la Guerra, al que aún no sé qué número asignar. Y parafraseando a mi amigo whovian Antonio “los pelos como escarpias” en las escena de todos los Doctores salvando Gallifrey, porque como bien sabemos: Gallifrey falls no more.
Gracias Reyes Magos por este estupendo regalo.




4.    Llegamos al apartado cómics, pero como ya os anticipé, no voy a reseñar ninguno hoy, pero sí he de confesaros que mi superhéroe favorito es Daredevil (y mi villano, si se puede calificar así, Magneto), así que lo siento por los grandiosos personajes de DC. Me enamoré de Daredevil hace muchos años, gracias a la genial etapa de Frank Miller, que culmina con una de mis novelas gráficas favoritas: Born again. Éste último es uno de esos cómics que apetece enmarcar y exponer en un museo, y no exagero. 
Sé que Daredevil no es uno de esos héroes carismáticos del mundo del cómic, y la película de 2003 no le hizo favor alguno. Pero en mi escala de caballero heroico ocupa uno de los lugares más altos, mi hombre sin miedo. No tengo sólo una camiseta de este personaje (sí, tengo una gran debilidad por las camisetas frikis), pero mi favorita es la que ocupa el cuarto lugar de esta lista. 
Gracias Jose por una camiseta tan heroica.



5.   Llegamos al último regalo de mi lista. No es el menos importante, pero sí una de mis últimas adquisiciones. Se trata de la nave Milano de la película Guardianes de la galaxia, toda una agradable sorpresa en el cine que puedo admitir, sin ningún tipo de vergüenza, que fue mi película favorita de los estrenos del pasado año. Sí, es lo que tiene ser una fan incondicional del space-opera, mi novela Azul, el poder de un nombre también pertenece a ese subgénero de la ciencia-ficción. ¡Qué ratos tan entretenidos nos proporciona a los aficionados!. Estoy deseosa de ver ya el estreno de la segunda parte de esta película y volver a seguir las aventuras y peripecias llenas de humor de sus protagonistas. Especialmente de Groot y Rocket Raccoon (sí, también tengo una camiseta de este peculiar y gamberro mapache). 
Lo bueno de este regalo es que hace juego con todas las mini figuritas de la película que me compré. Aunque la mejor nave espacial de juguete que me han regalado fue un modelo de la serie Starcom que adoro, pero no he incluido en la lista por no pertenecer propiamente a la categoría de libros, cómics, cine o televisión. 
Gracias Reyes Magos por este regalo tan galáctico.


Cierro esta entrada añadiendo un deseo para incrementar mi lista: por favor, en mi próximo cumple quiero la varita mágica de Neville Longbottom. ¡Ahí queda dicho! y vosotros, ¿tenéis algún regalo favorito o deseo por tenerlo?

martes, 28 de abril de 2015

El canal youtube de las Little Geeks

Hoy quiero presentaros el canal YouTube de mis primeras lectoras cero y fans, las Little Geeks. ¡Y en su último vídeo hablan de Azul, el poder de un nombre! Espero poder seguir disfrutando con vosotras de lecturas y escrituras compartidas. ¡Gracias Andrea y María por vuestro apoyo y amistad! 

miércoles, 22 de abril de 2015

Las puertas de Hogwarts siempre estarán abiertas

                     






Hace como doce años, quizá alguno más, leí Harry Potter y la piedra filosofal y su primera lectura no me gustó, o al menos no me cautivó lo suficiente para seguir adentrándome en los mundos de J. K. Rowling. En mi defensa alegaré que acababa de abandonar los maravillosos universos de La Materia Oscura de Philip Pullman, una de mis trilogías favoritas de literatura fantástica. Lloré con el maravilloso final de la historia de Lyra Lenguadeplata y aún hoy miro por encima de mi hombro esperando ver mi daimonion.  La Materia Oscura  es una lectura fascinante, de principio a fin, uno de esos pocos libros con dos registros lectores: el infantil y el adulto. Y lo mejor es que no defrauda en ninguno de ellos, por complicado que parezca de creer. Cuando me acerqué a Harry Potter y la piedra filosofal empezaba en España a ser reconocido como un bestseller y yo quise compararlo con Luces del norte, la primera parte de La Materia Oscura. Exponer el tópico de que  las comparaciones son odiosas es quedarme corta a la hora de mi equivocación al valorar el primer libro de la serie de Harry Potter. Es innegable que en su primera entrega J.K. Rowling usa un tono más infantil que en el resto de sus historias, y yo cometí el error de pensar que todos sus libros seguirían semejante dinámica. Al pensar que Harry Potter y sus historias jamás llegarían al nivel trascendental de La Materia Oscura, no leí más que la primera parte.


Afortunadamente, los libros que merecen ser leídos nos dan segundas oportunidades y por suerte un buen lector siempre encuentra en el camino a un errante hobbit dispuesto a recordárselo. ¡Mil gracias Petronila por todas tus recomendaciones lectoras! Espero que las mías te sean de tanto provecho. He leído Harry Potter y la piedra filosofal por segunda vez este 2015, comencé a leerlo en enero, como una de esas promesas de inicio de año. Lo cierto es que estaba cansada de no entender los chistes y referencias a este universo literario y desde luego no estaba dispuesta a ver las películas sin antes leer los libros. A fecha de hoy estoy ya leyendo Harry Potter y el misterio del príncipe, la sexta entrega de la saga, y si tuviera más tiempo en mi día a día ya habría leído toda la historia cuatro veces por lo menos. ¡Estoy enganchada, encantada, fascinada! Hacía tiempo que no disfrutaba tanto con un libro. Hacía tiempo que no me comía las uñas pensando en qué les pasará a los personajes cuando cierro las tapas, porque no tengo más remedio que parar de leer (ojalá no tuviera que ir a trabajar, ni comer, ni mirar por dónde camino...). Hacía tiempo que no me molestaba tanto que mi familia pululara a mi alrededor preguntándome sobre cualquier cosa y no me permitieran dejarme leer tranquila. Hacía tiempo que no me entraban ganas de leer de rodillas algunos momentos para bendecir la pluma de J.K. Rowling. 

Y es que echaba de menos en un libro, supuestamente juvenil, encontrar esa riqueza de personajes, tan bien trazados, tan vivos, tan auténticos, donde, como en una perfecta orquesta filarmónica, hasta el más secundario es imprescindible. Pues, aunque el peso de la historia recaiga en los protagonistas principales, como es de suponer, el elenco de secundarios que les rodea es grandioso. Por eso he de confesar que ando enamorada de Neville Longbottom, entre otros. Otra característica de lo bien logrados que están los personajes de Rowling es que ninguno es anodino o plano, al contrario, muchos son de lo más complejos y el ejemplo más claro es mi adorado Severus Snape, cuya verdadera historia estoy deseando descubrir.

Y este último deseo me lleva a recordar otro de los grandes logros de la narrativa de Rowling: su enorme capacidad de dejarte con ganas de descubrir qué está pasando y qué va a pasar más allá. Porque Rowling desnuda a sus personajes lentamente ante nuestros ávidos ojos lectores, sin permitir que veamos toda su esencia en un primer momento. Maneja a la perfección la tradición literaria anglosajona de los maestros del misterio y os aseguro que no exagero al declararlo. Y este manejo, como puede imaginarse, pierde su fuerza si uno sólo sabe usarlo al principio de una historia y abusar de él en toda la trama para luego solucionarla al final de mala manera. Más de un escritor de sagas hoy en día, por falta de esta maestría en el recurso del misterio y de la historia bien hilvanada, recurre a la publicación de un libro precuela o similar para tratar de tapar los agujeros que dejó abiertos en el camino. Ese, por supuesto, no es el caso de J.K. Rowling. Es cierto que esta maestría narrativa empieza a despuntar especialmente en el tercero de la saga, Harry Potter y el prisionero de Azkaban y la trama de ese otro gran personaje que es Sirius Black. Si bien, en el segundo de la saga, el secreto del responsable de la apertura de la Cámara Secreta, está también muy bien llevado. En Harry Potter y el cáliz de fuego, la historia se atasca un poco con tramas más triviales, pero aún así disfruté leyendo todas y cada una de sus páginas, así como lloré al conocer la historia de los padres de Neville Longbottom. Y no voy a pararme a deciros nada sobre lo que me ha parecido la lectura de Harry Potter y la Orden del Fénix, por dos sencillas razones: tendría que decirlo gritando y a modo escrito pierdo el efecto y porque este fascinante libro merece una reseña individual, que espero hacer en un futuro.

En definitiva y aunque parezca una exageración: disfrutar de la lectura de Harry Potter debería ser un derecho universal.  Sé que tras el éxito de las adaptaciones cinematográficas de sus libros, es difícil acercarse al mundo de Harry Potter sin que éste se vea un poco contaminado visualmente, aún sin conocer las películas, como es mi caso. Pero yo no dejaré de recomendar a todo buen lector que saboree estos grandiosos libros, sin importar la edad lectora y alejándose de cualquier prejuicio sobre la literatura fantástica o juvenil. Porque os lo aseguro: las puertas de Hogwarts siempre estarán abiertas.


sábado, 18 de abril de 2015

El secreto del trapecista



Ficha bibliográfica:
Título: El secreto del trapecista. Vol.1 de Las Crónicas de la Fortuna
Autor: Javier Ruescas
Editorial: Destino
Precio: 12.95 €




Sinopsis: Bienvenidos al reino de Fortuna, un mundo que no es el nuestro, aunque lo parezca. En él conoceréis a tres amigos, Kyle, Lavelle y Gunnir que comparten su vida en el orfanato de la capital. El sueño de los tres es vivir una vida de aventuras alejados de su reclusión. Algo que se hará realidad, cuando Kyle descubre que es un circense, con el don de la acrobacia y ese mismo día es raptado por aquellos que ven un negocio en su naturaleza de acróbata. Sus amigos tratarán de rescatarle, pero un futuro incierto y lleno de peligros arrastrará a los tres hacia su verdadero destino.



Reseña: No me gusta el circo. Nunca me ha gustado. No es cuestión del tipo de circo, ni nada por el estilo. Las actuaciones circenses no me atraen en ninguna de sus variantes, ya sea un circo tradicional o un circo moderno al estilo del Circo del Sol. Yo respeto profundamente ese tipo de arte, pero no pueden contarme entre sus espectadores entusiastas. Después de esta rotunda declaración estaréis pensando que El secreto del trapecista no me ha gustado en absoluto. Pues os equivocáis. Sí, ya sé que los personajes y la trama se desarrollan teniendo como referencia al mundo de los circos ambulantes, pero eso no me ha supuesto problema alguno a la hora de disfrutar de la lectura de este libro. Y eso se debe a que donde otros puedan ver circenses, como son denominados en la novela, yo veo mutantes. No os equivoquéis con la palabra mutante, pues no la estoy usando de manera peyorativa.  Me refiero a unos personajes que adoro desde joven, como buena devoradora de cómics de la Patrulla X. Sí, esos mutantes, los más conocidos tras las películas como X-Men.

En el mundo de Fortuna existen dos tipos de humanos: los normales y los circenses. Estos últimos poseen poderes especiales tales como controlar el fuego, bailar de forma maravillosa, hablar con los animales, hacer increíbles acrobacias.. Esas capacidades sorprendentes hacen que los humanos ordinarios les admiren como espectadores de su arte, pero también les teman al considerarles demasiado poderosos. Es por ello que los circenses carecen de muchos derechos normales y su libertad es reducida a la obligación de ser nómadas recorriendo las comarcas en compañías de circos ambulantes.

 Como puede imaginarse, existe un frágil equilibrio de convivencia entre los humanos, que son mayoría y los circenses, un equilibrio que puede ceder en cualquier momento y provocar una guerra cruel, como ya ocurrió en el pasado. Ese peligro es resumido a la perfección en una frase de un circense, Ánder (domador), al criticar la forma en que les deprecian los humanos de manera irracional: El peligro real reside en avivar de una forma tan injustificada las llamas del odio. Esta declaración tan acertada en su contexto sirve para recordarme la trama de una de las mejores novelas gráficas de la historia del cómic: Dios ama y el hombre mata escrita por un magnífico Chris Claremont. En dicha historia, la Patrulla X tiene que enfrentarse a un gran enemigo que no resulta ser ningún monstruo con poderes, ni nada por el estilo. El malvado en cuestión es un predicador extremista y fanático que declara las mutaciones como obras del diablo. De nuevo el miedo hacia lo desconocido, el racismo hacia lo que nos parece anormal levanta el peor de los odios.

Pero en la novela de Javier Ruesca no podemos esperar que todo sea tan simple, desde luego no todos los circenses resultan ser buena gente. Frente a los oscuros personajes de la compañía Kramontano, nos encontramos a los más amables y generosos de Belforea, lo que hace que la historia pueda discurrir por caminos más inciertos. Además están los magos, que podría decirse que no se dejan ver (no quiero caer en spoilers), pero cuya capacidad para comunicarse con los demonios de la misteriosa región de Fasbolium pone los pelos de punta.

Otro de los principales temas de la novela, que queda patente en el viaje de estos tres amigos, es la importancia de ver realizados los sueños, aunque no se tengan claros cuáles son estos en un principio. Así el acertado comentario de un circense: Todo el mundo, humano o circense, parecía obligado a mentir para así temer la oportunidad de cumplir sus sueños. Queda pendiente ver en las siguientes entregas de esta trilogía de libros, si Gunnir tendrá que pagar un alto coste por conseguir su ansiado sueño...

También es curioso, como recreación del universo de esta historia, el detalle de ciertos animales de este mundo irreal y atemporal de Fortuna, unos animales que son mezcla de la fauna terrestre, como pueda ser el oságalo, un cóctel entre osa y murciélago. Algo que yo ya había disfrutado en la maravillosa serie de animación Avatar, la leyenda de Aang.

Después de deleitarme con las ilustraciones de Lola Rodríguez que acompañan la historia, he de quejarme, sin embargo,  porque no me hayan incluido en el libro un mapa del reino de Fortuna, algo que hecho muy en falta.



Sin embargo, he de decir que me ha gustado este libro de Javier Ruescas, tan alejado de otros registros más juveniles y románticos. Confío en conocer pronto si Kyle encuentra el violín que marca su nacimiento y cómo Fortuna se libra o no de los enfrentamientos que la amenazan. La aventura continuará a primeros de junio con el segundo libro: El recuerdo del mago.



martes, 14 de abril de 2015

Prólogo de Samidak

Como os comenté al daros la bienvenida a este blog, nuestra intención es sobre todo transportaros a los universos de los libros de "Azul, el poder de un nombre", además de compartir con todos vosotros muchos otros viajes de literatura, cómics, cine... Para empezar os comentaré que "Azul, el poder de un nombre" va a ser una trilogía de libros, el primero de ellos lleva el título de "Samidak". ¡Que no cunda en pánico en todos aquellos de vosotros que penséis!: "¡Qué pesadilla otra saga! ¿No hay forma de leer un libro que la historia sea sólo un volumen?". Lo cierto es que "Samidak" es una novela que se puede leer como autoconclusiva, os pueden dar fe las personas que ya la leyeron. Aunque los que queráis, como yo, seguir viviendo en el mundo de mis personajes, podréis hacerlo en sus continuaciones. Estoy concluyendo la segunda parte ("Tejer Neheb") y más adelante seguiré con la tercera ("Verinetis som").
 Si todo va bien "Samidak" será publicada como libro físico el próximo otoño, así que todo aquel que se sienta atraído por mi historia la podrá leer completa en breve. Pero claro, para que os atraiga un mínimo primero debo adentraros en su lectura... Por ello tenemos pensado colgar en el blog el prólogo y los seis primeros capítulos, a razón de uno cada mes, más o menos. Respecto a este aperitivo de lectura, comentaros que el equipo Azul estará presente en la quedada Blogger de la Feria del Libro de Madrid, el próximo 6 de junio, dando la revista con este adelanto de los seis capítulos y haciendo amigos en directo, por supuesto.

Y ahora os dejo con la primera entrega, el prólogo, espero que os guste.



Se oían pisadas firmes y aceleradas. Habían encontrado el refugio final, era indudable. Drusila temblaba, porque después de tantas noches de vigilia, de tanto imaginar el retumbar de unos posibles pasos como aquellos, ahora estaba segura de que lo que oía no respondía a su imaginación. Habían entrado en los túneles secretos; las habían encontrado. Pronto el Demiurgo Oscuro llegaría con sus esbirros hasta donde estaba Tinea y sus más fieles siervas, entre las que se encontraba Drusila. Corrió a la última estancia de aquel laberinto escondido, a la habitación donde Tinea aún se recuperaba del parto. Cuando hizo su entrada repentina, la palidez de su rostro anunció la mala noticia que todas auguraban. Quiso decirlo ella misma también con palabras, pero sus labios temblaban de manera incontrolable. En los ojos de las demás, un reflejo de desesperación, le aseguraba que no valía la pena que se molestara en expresarlo. Ya todas sabían que el Demiurgo Oscuro había dado con ellas.

Tinea miró la pequeña cuna que ocupaba un rincón. Tampoco ella quería usar palabra alguna en un momento como tal. Odiaba mencionar el maldito nombre del Demiurgo Oscuro. Lo que sí hubiera querido era manifestar lo mucho que agradecía el apoyo que Drusila y el resto de sus guerreras le habían brindado. Bien sabía lo caro que estaban a punto de pagar ese apoyo, y aún así, ninguna había dado la más mínima muestra de flaqueza, seguían a su lado.

-Mi señora, quizás podríamos... -Amelia, la más joven de todas, aún escondía en sus ojos una chispa de rebeldía, un deseo de seguir luchando. Pero ni la más fiera amazona podía abrir combate contra el Demiurgo Oscuro y de nada servía que a estas alturas se enfrentarán a él abiertamente. La niña había nacido ya y el Demiurgo llegaría en unos minutos.

-¡No, Amelia! No es hora de derramar más sangre, nada ganaremos, no podemos matarle. Como mucho acabar con algunos de sus esbirros...

-¡Con eso ya sería feliz!

-¡No, no quiero más de eso! -Tinea se tapó la cara con las manos. Estaba agotada y no era sólo por el recién parto, sino por todo lo demás. Amelia miró al suelo avergonzada, prefería la opción de morir peleando que entregarse como una simple oveja, pero, por encima de todo, amaba a su señora y no estaba dispuesta a contrariarla, menos en esos momentos tan difíciles. Si ella había dispuesto que así fuera el final, así tendría que ser. Ella no desobedecería el último deseo de un Demiurgo de luz. 

Tinea se levantó de la cama, aún estaba muy débil, porque el parto no había sido fácil, pero no estaba dispuesta a recibir al Demiurgo Oscuro tumbada, como si ya estuviera muerta. Todas la miraban con angustia, viendo como andaba con pasos vacilantes hasta que dejó que su cuerpo se desplomara en una silla junto a la pequeña cuna. Entonces, se sentó de la manera más regia y señorial que pudo, manteniendo una postura serena y firme, como sólo alguien de su naturaleza podía. Así permaneció, mirando con indiferencia al umbral de la puerta, como si sólo esperase que una brisa viniera a su encuentro y no el Demiurgo Oscuro a arrebatarle lo poco que le quedaba. Sus siervas se le acercaron, colocándose a su lado. Franqueándola y apoyándola con una posición marcial no exenta de cariño. Cuando el Demiurgo Oscuro y sus hombres entraron, fueron recibidos por esa postal de dignidad.

-Mi queridísima prima, ¿cómo es posible que me hayas querido ocultar esto? ¿Acaso no soy de la familia? -El Demiurgo sonrió y al hacerlo mostró una malicia que no cabía pensar como posible. Si Tinea fuera una simple humana, un escalofrío hubiera recorrido todo su cuerpo. Pero no lo era y demasiado conocía el alma negra de su primo, como para sentirse amedrantada en aquel momento. Lo había perdido casi todo.

-Por otra parte, sabes bien que los Demiurgos de luz como tú tenéis prohibido juntar vuestra sangre con la de vulgares humanos. Hiciste muy mal, prima, en fijarte en Aero, un simple guardián de los Bosques Altos. Podías haber jugado un poco con él tan solo, pero te dejaste llevar demasiado. ¿Cómo te has atrevido a tener un hijo con un ser inferior?

-Aero no era un ser inferior y yo le amaba... -Tinea no pudo evitar que su voz se quebrara, mientras recordaba a Aero y cómo el Demiurgo Oscuro había acabado con él. 

-Tu capricho, prima, te va a costar muy caro. Despídete de tu bebé porque pronto será la cena de mis Perros de guerra.

Tinea recuperó entonces la entereza que tenía como propia. Miró al Demiurgo Oscuro, al abismo de fuego negro que eran sus ojos y con una sonrisa del que se sabe ganador, escupió sus palabras:

-Llegas tarde, ya me despedí de ella. -El Demiurgo Oscuro sintió en su cuerpo el escalofrío de terror que tan acostumbrado estaba a infundir a todos los que le rodeaban. Su huella era el temblor con el que los demás le saludaban. Pero en ese momento, era él el que, temblando, se acercaba a la pequeña cuna que custodiaban las amazonas de su prima. Le abrieron paso sin resistencia, y el Demiurgo Oscuro tembló más de ira, de miedo, de sentimientos a los que no estaba acostumbrado a enfrentarse. Cuando alcanzó la cuna, antes de asomarse a mirar bajo sus pequeñas mantas, ya sabía que estaba vacía, el bebé no estaba allí.

Del Demiurgo Oscuro brotó un alarido de odio que se dejó oír más allá de las paredes de aquel refugio. El mismo refugio que tembló como si de su garganta  naciera un terremoto. 


Antea tuvo la suerte de no oír el horrible alarido y no sufrir el miedo en su cerebro por aquel sonido penetrante. Ella estaba muy lejos del refugio donde se había despedido de su señora Tinea y de sus compañeras. No iba sola, envuelto en una sábana de raso azul, llevaba al bebé de Tinea. 

-El Demiurgo Oscuro tarde o temprano nos encontrará y ya sabes lo que hará con mi pequeña si eso ocurre. Tú, Antea, eres la más valiente de todas mis siervas. Necesito que te lleves lejos de aquí a mi hija. Lo que te pido no es fácil, pero confió en ti.

-Haré lo que me digáis, mi señora. -Tinea abrazó a la pequeña contra su pecho, la arropó con la sábana azul y la besó en la frente antes de dársela a Antea. 

-Es una niña preciosa. -Suspiró mientras se la entregaba. Acto seguido, se despojó de un medallón que colgaba en su cuello. -Toma también la piedra de Shantina, más sabia que nosotras, te conducirá a un mundo apropiado para que dejes a mi hija. Recuerda que después de dejarla tendrás que volver a usar la piedra y ocultarte tú en otro mundo, la piedra elegirá por ti. Sabes perfectamente que es una fuerza poderosa, te hablé bien de ella en el pasado, cuídala siempre. No puedes quedarte en el mismo mundo que mi hija, desprendes demasiada energía de esta tierra, el Demiurgo Oscuro te rastrearía y caerías pronto en sus manos. No volverás a verme, no volverás a ver a los tuyos, ni a tu mundo. Confío en ti.

-No fallaré. -respondió Antea con la convicción que de ella se esperaba.

La piedra de Shantina había abierto el portal, muy lejos del mundo donde el grito bestial del Demiurgo Oscuro retumbaba. Era otro universo. Antea dio sus primeros pasos en el nuevo mundo con el bebé en sus brazos. Un lugar tan distinto a su patria, se veía falto de vida y de belleza. Un silencio enfermizo parecía ser lo que mejor le describía. Ningún sonido turbaba aquel desierto de arenas verdes en las que se hallaba. Antea dudó de su misión, le costaba aceptar que debía dejar al bebé en aquel páramo tan árido. 

Pero la piedra de Shantina brilló en su pecho recordándole que ese era el primer destino de la niña de Tinea. Había llegado la hora de dejarla en el suelo y partir. Así lo hizo, pese a sus propias dudas, esperando que no estuviera entregando al bebé a una muerte segura, como si se la hubiera cedido al propio Demiurgo Oscuro. Antes de abrir un nuevo portal miró varias veces tras de sí para comprobar que el bulto que era el bebé aún se retorcía en ese suelo tan inhóspito. El portal se abrió y cuando Antea estaba dentro escuchó al otro lado el llanto de la niña. Un impulso maternal la forzó a regresar, pero ya era demasiado tarde, el portal se había cerrado y ella estaba lejos en otro mundo extraño. Miró a su alrededor y sonrió tristemente, aquel lugar que le había tocado a ella sí parecía acogedor, al menos en el horizonte se divisaban bosques y montañas como en su mundo natal.

viernes, 10 de abril de 2015

¡Sorteo de inauguración!

¡Bienvenidos a la comunidad Azul!
Este blog está dedicado a daros a conocer mis libros, con todos sus variopintos mundos y personajes. Además, aprovecharemos Petronila, yo y los demás tripulantes que se suban a nuestra nave, para comentar libros, cómics, películas, series de televisión... que nos hayan marcado para bien o para mal. Animaos a participar en nuestros viajes, os prometemos aventuras extraordinarias.
También contaremos con sorteos y queremos estrenarnos regalando un ejemplar del libro "El corredor del laberinto" 





Participar en el sorteo es muy sencillo, todos los participantes recibiréis un punto para participar pero serán necesarios los siguientes requisitos:


  • El sorteo es de ámbito nacional (Península y Canarias).
  • Es necesario ser seguidor del blog.
  • Es necesario darle Me gusta a nuestra página de Facebook.
  • Es necesario dejar un comentario en esta misma entrada. 

¡Además, todo el publicite el sorteo por twitter ganará un punto adicional!
    Cualquiera que no cumpla los requisitos no podrá participar.

    En el comentario se debe añadir:
       - El nick del participante.
       - El link al perfil de blogger (para poder comprobar si sois seguidores).
       - Vuestro nombre en Facebook.
      - Link de la publicación de twitter (no es obligatorio, solo es para tener un punto más)


    Ante cualquier duda podéis dejarnos un mail a la siguiente dirección: elpoderdedunnombre@gmail.com

    El fallo del sorteo se realizará el 1 de junio a través de la página random.org.

    Esperamos que tengáis mucha suerte y ojalá os guste la iniciativa en la que estamos trabajando. 
    No dudéis en embarcaros a nuestro viaje.

    ¡Gracias por visitar nuestros universos!
    Post nuevo Home