Samidak

Samidak es el volumen primero de una trilogía que responde a Azul, el poder de un nombre. He aquí la sinopsis de este primer volumen, bienvenidos al mundo de Azul:


"Antirios, mundo perteneciente a la Federación, está habitado por una raza de seres humanoides que se comunican telepáticamente y aborrecen cualquier tipo de ruido. En un planeta donde el silencio es ley, la aparición de un misterioso bebé llorando, surgido de la nada, supone toda una crisis. El cónsul federativo Kritias Sabas deberá encargarse de recoger al bebé, una niña bautizada como Azul, y trasladarla a Irinia, corazón de la Federación de planetas. Pero Azul encierra más misterios que su extraño origen, ajeno al universo que ahora la acoge. Su naturaleza desconocida y su falta de familia, la condenan a ser criada en orfanatos de distintos planetas, hasta culminar su educación en la férrea escuela de Zahirus. Convertida en oficial de la Flota federativa, descubrirá el amor y la profecía que pesa sobre ella haciéndole imposible disfrutar de una existencia normal y feliz. Se verá forzada a alejarse de los seres que la quieren, como prisionera del Imperio Pélago primero y proscrita del Imperio Cthulkug después. Además, siempre perseguida por la sombra de la maldición de su nacimiento, aquella que señala su verdadero destino, destruir al Demiurgo Oscuro, antes de que este poderoso y terrible ser engulla a todos los mundos..."

Prólogo de Samidak

Capítulo uno de Samidak

Capítulo dos de Samidak

Capítulo tres de Samidak

Capítulo cuatro de Samidak

Capítulo cinco de Samidak

Capítulo seis de Samidak


Click aquí para informarte de cómo comprar el libro

2 comentarios:

  1. Con la sinopsis no me queda más que un término en el aire: Cliché. Analogia de la realidad o metáfora de una crisis adulta respecto a un infange. En estos tiempos transcribir la realidad a literatura aunque no es nada sencillo, realmente no engancha, quizá venda, pero no engancha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Gracias por visitar mis mundos. Nunca pretendí que mi historia fuera original, ya sabe como es esto de la literatura "no hay nada nuevo, salvo lo que se olvida". Mi mayor pretensión es entretener a mis lectores, y soy feliz, pues de momento lo estoy consiguiendo sobradamente. Me alegra que su claridivencia le permita saber que mi libro no engancha sólo leyendo la sinopsis. Lo cierto es que su don no debe ser tal, pues falla en su diagnóstico: no escribo analogía alguna y no tengo crisis de adulta, pues, afortunadamente, sigo disfrutando la infancia. Es un delito juzgar a un libro por su sinópsis, algo que todo buen lector sabe, pero juzgar a una persona sin conocerla es un crimen. Aunque ciertos individuos se definen por sus comentarios. Saludos

      Eliminar